Jornadas mundiales de Oración por las Vocaciones-Vigilias


LA VOCACIÓN NACE EN LA IGLESIA

CRECE EN LA IGLESIA

ESTÁ SOSTENIDA POR LA IGLESIA

La Iglesia,

casa de misericordia.

La llamada de Dios se realiza por medio de la mediación comunitaria. Dios nos llama a pertenecer a la Iglesia y, después de madurar en su seno, nos concede una vocación específica. El camino vocacional se hace al lado de otros hermanos y hermanas que el Señor nos regala: es una con-vocación. El dinamismo eclesial de la vocación es un antídoto contra el veneno de la indiferencia y el individualismo. Establece esa comunión en la cual la indiferencia ha sido vencida por el amor, porque nos exige salir de nosotros mismos, poniendo nuestra vida al servicio del designio de Dios y asumiendo la situación histórica de su pueblo santo.

            En esta jornada, dedicada a la oración por las vocaciones, deseo invitar a todos los fieles a asumir su responsabilidad en el cuidado y el discernimiento vocacional. Cuando los apóstoles buscaban uno que ocupase el puesto de Judas Iscariote, san Pedro convocó a ciento veinte hermanos (Hch. 1,15); para elegir a los Siete, convocaron el pleno de los discípulos (Hch. 6,2)San Pablo da a Tito criterios específicos para seleccionar a los presbíteros (Tt 1,5-9). También hoy la comunidad cristiana está siempre presente en el surgimiento, formación y perseverancia de las vocaciones (cfr. Exhort. ap. Evangelii gaudium107).

 

del mensaje del Papa

Monición de entrada

            Comenzamos la vigilia inaugural de la Jornada de oración por las vocaciones. En el mensaje de este año nos dice el Papa: “Cómo desearía que, a lo largo del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, todos los bautizados pudieran experimentar el gozo de pertenecer a la Iglesia. Ojalá puedan redescubrir que la vocación cristiana, así como las vocaciones particulares, nacen en el seno del Pueblo de Dios y son dones de la divina misericordia. La Iglesia es la casa de la misericordia y la «tierra» donde la vocación germina, crece y da fruto.

            Por eso, invito a todos los fieles, con ocasión de esta 53ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, a contemplar la comunidad apostólica y a agradecer la mediación de la comunidad en su propio camino vocacional. En la Bula de convocatoria del Jubileo Extraordinario de la Misericordia recordaba las palabras de san Beda el Venerable referentes a la vocación de san Mateo: misereando atque eligendo(Misericordiae vultus, 8). La acción misericordiosa del Señor perdona nuestros pecados y nos abre a la vida nueva que se concreta en la llamada al seguimiento y a la misión. Toda vocación en la Iglesia tiene su origen en la mirada compasiva de Jesús. Conversión y vocación son como las dos caras de una sola moneda y se implican mutuamente a lo largo de la vida del discípulo misionero".

            Nos reunimos en esta noche para experimentar con toda la Iglesia  diocesana la mirada compasiva de Jesús y la llamada a practicar su misericordia.  Durante el canto de las letanías de la misericordia distintos sacerdotes y miembros de la vida consagrada que tienen como carisma las obras de misericordia portarán sus nombres.

Canto de entrada. Letanías de la  divina misericordia

 

V. Señor, ten piedad.

R. Señor, ten piedad.

V. Cristo, ten piedad.

R. Cristo, ten piedad.

V. Señor, ten piedad.

R. Señor, ten piedad.

.

V. Dios Padre Celestial

R. Ten piedad de nosotros.

V. Dios Hijo, Redentor del mundo

R. Ten piedad de nosotros.

V. Dios Espíritu Santo.

R. Ten piedad de nosotros.

V. Santísima Trinidad, un solo Dios

R. Ten piedad de nosotros.

Respondemos en cada invocación:        Confío en ti.

 

Misericordia Divina, que brota del seno del Padre.

Misericordia Divina, supremo atributo de Dios.

Misericordia Divina, misterio incomprensible.

Misericordia Divina, fuente que brota del misterio de la Santísima Trinidad.

Misericordia Divina, insondable para todo entendimiento humano o angélico.

Misericordia Divina, de donde brotan toda vida y felicidad.

Misericordia Divina, más sublime que los cielos.

Misericordia Divina, fuente de milagros y maravillas.

Misericordia Divina, que abarca todo el universo.

Misericordia Divina, que baja al mundo en la Persona del Verbo Encarnado.

Misericordia Divina, que manó de la herida abierta del Corazón de Jesús.

Misericordia Divina, encerrada en el Corazón de Jesús para nosotros y especialmente para los pecadores.

Misericordia Divina, impenetrable en la institución de la Sagrada Hostia.

Misericordia Divina, en la institución de la Santa Iglesia.

Misericordia Divina, en el sacramento del Santo Bautismo.

Misericordia Divina, en nuestra justificación por Jesucristo.

Misericordia Divina, que nos acompaña durante toda la vida.

Misericordia Divina, que nos abraza especialmente a la hora de la muerte.

Misericordia Divina, que nos otorga la vida inmortal.

Misericordia Divina, que nos acompaña en cada momento de nuestra vida.

Misericordia Divina, que nos protege del fuego infernal.

Misericordia Divina, en la conversión de los pecadores empedernidos.

Misericordia Divina, asombro para los ángeles, incomprensible para los Santos.

Misericordia Divina, insondable en todos los misterios de Dios.

Misericordia Divina, que nos rescata de toda miseria.

Misericordia Divina, fuente de nuestra felicidad y deleite.

Misericordia Divina, que de la nada nos llamó a la existencia.

Misericordia Divina, que abarca todas las obras de sus manos.

Misericordia Divina, corona de todas las obras de Dios.

Misericordia Divina, en la que estamos todos sumergidos.

Misericordia Divina, dulce consuelo para los corazones angustiados.

Misericordia Divina, única esperanza de las almas desesperadas.

Misericordia Divina, remanso de corazones, paz ante el temor.

Misericordia Divina, gozo y éxtasis de las almas santas.

Misericordia Divina, que infunde esperanza, perdida ya toda esperanza

 

V. Cristo, óyenos.

R. Cristo, óyenos.

 

V. Cristo, escúchanos.

R. Cristo, escúchanos. 

Procesión con las 14 obras de misericordia

Oración

Padre de misericordia,

concédenos comunidades cristianas

vivas, fervorosas y alegres,

que sean fuentes de vida fraterna

y que despierten entre los jóvenes

el deseo de consagrarse a Ti

y a la evangelización.

 

Sostenlas en el empeño

de proponer a los jóvenes

caminos de especial consagración.

Dales sabiduría

para el discernimiento de las vocaciones,

de modo que en todo brille

la grandeza de tu amor compasivo.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

1ª parte: La vocación nace en la Iglesia.

Monición del mensaje del Papa

 “Desde el nacimiento de una vocación es necesario un adecuado «sentido» de Iglesia. Nadie es llamado exclusivamente para una región, ni para un grupo o movimiento eclesial, sino al servicio de la Iglesia y del mundo. Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos(ibíd., 130). Respondiendo a la llamada de Dios, el joven ve cómo se amplía el horizonte eclesial, puede considerar los diferentes carismas y vocaciones y alcanzar así un discernimiento más objetivo. La comunidad se convierte de este modo en el hogar y la familia en la que nace la vocación. El candidato contempla agradecido esta mediación comunitaria como un elemento irrenunciable para su futuro. Aprende a conocer y a amar a otros hermanos y hermanas que recorren diversos caminos; y estos vínculos fortalecen en todos la comunión.

Dios nos llama a pertenecer a la Iglesia y, después de madurar en su seno, nos concede una vocación específica. El camino vocacional se hace al lado de otros hermanos y hermanas que el Señor nos regala: es una con-vocación. El dinamismo eclesial de la vocación es un antídoto contra el veneno de la indiferencia y el individualismo. Establece esa comunión en la cual la indiferencia ha sido vencida por el amor, porque nos exige salir de nosotros mismos, poniendo nuestra vida al servicio del designio de Dios y asumiendo la situación histórica de su pueblo santo.

Testimonio

Canto

Iesu Communitte

 

Testimonio

Canto

Iesu Communitte

 

2ª parte: La vocación crece en la Iglesia.

Monición del mensaje del Papa

“Durante el proceso formativo, los candidatos a las distintas vocaciones necesitan conocer mejor la comunidad eclesial, superando las percepciones limitadas que todos tenemos al principio. Para ello, es oportuno realizar experiencias apostólicas junto a otros miembros de la comunidad, por ejemplo: comunicar el mensaje evangélico junto a un buen catequista; experimentar la evangelización de las periferias con una comunidad religiosa; descubrir y apreciar el tesoro de la contemplación compartiendo la vida de clausura; conocer mejor la misión ad gentes por el contacto con los misioneros; profundizar en la experiencia de la pastoral en la parroquia y en la diócesis con los sacerdotes diocesanos. Para quienes ya están en formación, la comunidad cristiana permanece siempre como el ámbito educativo fundamental, ante la cual experimentan gratitud”.

Aleluya Irlandés (O’Carrol)

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según San Juan 10,1-10.

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

-Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Jesús, les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:

-Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon.

Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.

El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.

Aleluya Irlandés (O’Carrol).

Homilía Sr. Arzobispo.

Canto

Dona Nobis Pacem (R. Díez)

 

 

3ª parte: La vocación está sostenida por la Iglesia.

Monición del mensaje del Papa

“Después del compromiso definitivo, el camino vocacional en la Iglesia no termina, continúa en la disponibilidad para el servicio, en la perseverancia y en la formación permanente. Quien ha consagrado su vida al Señor está dispuesto a servir a la Iglesia donde esta le necesite. La misión de Pablo y Bernabé es un ejemplo de esta disponibilidad eclesial. Enviados por el Espíritu Santo desde la comunidad de Antioquía a una misión (Hch,1-4), volvieron a la comunidad y compartieron lo que el Señor había realizado por medio de ellos (Hch,27). Los misioneros están acompañados y sostenidos por la comunidad cristiana, que continúa siendo para ellos un referente vital, como la patria visible que da seguridad a quienes peregrinan hacia la vida eterna. En esta jornada, dedicada a la oración por las vocaciones, deseo invitar a todos los fieles a asumir su responsabilidad en el cuidado y el discernimiento vocacional”.

Adoración.

Canto

Majestad (J.Hayford, Arr. C.Criado)

Majestad, adora a su majestad.

a Jesús sea honra, gloria y poder.

Majestad, reino y autoridad,

luz y esplendor, manda a su pueblo

a Él cantad.

.

Aclamad y proclamad

el Nombre de Cristo.

Magnificad, glorificad

a Cristo el Rey.

.Majestad, adora a su majestad.

Cristo murió, resucitó

y de reyes es Rey.

Canto meditativo: Cara a cara (M.Vidal, Arr. C.Criado)

Solamente una palabra,
solamente una oración
cuando llegue a tu presencia, oh Señor
no me importa en qué lugar
de la mesa me hagas sentar
o el color de mi corona si la llego a ganar.

Solamente una palabra
si es que aún me queda voz
y si logro articularla en tu presencia,
no te quiero hacer preguntas
solo una petición
y si puede ser a solas mucho mejor.

Solo déjame mirarte cara a cara
y perderme como un niño en tu mirada
y que pase mucho tiempo
y que nadie diga nada
porque estoy viendo al maestro cara a cara.

Que se ahogue mi recuerdo en tu mirada

quiero amarte en el silencio y sin palabras

 y que pase mucho tiempo y que nadie diga nada.

Solo déjame mirarte cara a cara. 

Canto meditativo: Oh, Luz del mundo (Hillsong, Arr. C.Criado)

Oh luz del mundo, bajaste a la oscuridad
mis ojos abriste, pude ver
Belleza que causa que mi ser te adore, esperanza de vida en ti

Vengo a adorarte, vengo a postrarme
vengo a decir que eres mi Dios
eres simplemente bello,

simplemente digno,

tan maravilloso para mi

Oh Rey eterno, tan alto y exaltado
glorioso en el cielo eres tu
al mundo que hiciste, humilde viniste
pobre te hiciste por amor

Vengo a adorarte…
Nunca, sabré cuanto costó, ver mi pecado en la cruz (bis)

Vengo a adorarte, vengo a postrarme…

Peticiones

Nuestra vida es conocer, amar y servir al Señor, y en Él a los hermanos. Esa es la auténtica vocación del cristiano, que nos llena de paz, que se concreta luego en las demás vocaciones. Animados por la fe en Cristo resucitado, oremos para ser dignos de la llamada que Dios nos ha hecho.

- Por la Iglesia de Cristo, para que, sintiéndose discípula fiel del Señor resucitado, sepa escuchar con docilidad su palabra de vida, oremos. Kyrie Eleison

-Por el Santo Padre el Papa Francisco, que el Señor ha puesto al frente de su grey, para que viva su ministerio con la ayuda de nuestra plegaria y así nos confirme en la fe que hemos recibido, oremos. Kyrie Eleison

-Por todos los cristianos, para que reconozcamos cada uno nuestra propia vocación a la fe y, por la oración y el testimonio, puedan surgir en nuestras comunidades nuevas vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa, oremos. Kyrie Eleison

-Por los sacerdotes, los religiosos, los misioneros, los laicos consagrados y cuantos dedican su vida al anuncio del Evangelio, para que sepan responder cada día a la mirada de amor misericordioso con la que el Señor los llamó a su seguimiento, oremos. Kyrie Eleison

-Por los jóvenes a quienes el Señor llama a una vida de especial consagración, para que respondan prontamente y sin miedo, ayudados por nuestro testimonio, para colaborar en la edificación del Reino y en la santificación de la humanidad, oremos. Kyrie Eleison

-Por quienes pasan dificultades de cualquier tipo en su vida, especialmente por los que sufren las consecuencias de la crisis económica, para que encuentren en Jesús Resucitado su esperanza y en la Iglesia las manos de sus hermanos tendidas a su sufrimiento, oremos. Kyrie Eleison

-Por todos nosotros para que mirando al Señor Resucitado, que ofrece su vida por nosotros, podamos dar abundantes frutos de bondad, amor y servicio gozoso, oremos. Kyrie Eleison

Himno JMJ Cracovia.

“Bienaventurados los misericordiosos”

Levanto mis ojos a los montes
quién me ayudara
la ayuda me viene del Señor,
por Su gran compasión.

Aun cuando estamos en el error
nos abraza con Su amor
Con Su sangre nuestro dolor
Al fin se sanará

Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia. (x2)

Si no perdonamos, ¿quién ganará?
¿quién puede sostenerse en pie?
Si El nos perdona, nosotros también
hagamos como nuestro Dios!

Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia. (x2)

En la cruz el nos redimió
de la tumba resucitó.
¡Jesucristo es el Señor!
¡Al mundo hay que anunciar!

Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia. (x2)

Hay que soltar el miedo y ser fiel,
con la mirada en Su amor
confiar porque Él resucitó
Vive el Señor!

Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia. (x4)