Jornadas mundiales de Oración por las Vocaciones

MENSAJE DEL SANTO PADRE PABLO VI

              A nuestros hijos amados que, con ocasión de la próxima “Jornada Mundial de las  Vocaciones”, se recogerán de todas partes en oración para implorar del Señor los  obreros necesarios para la mies, llegue Nuestra paternal palabra de complacencia, de exhortación y de bendición. El problema de las vocaciones eclesiásticas, motivo de tantas esperanzas y conmociones, está estrechamente ligado a la misma vida de la Iglesia con la causa de la evangelización del mundo, porque el mensaje y la virtud de la salvación de Cristo llega donde lo hace la obra de sus sacerdotes y misioneros. Escuchen vivamente esta responsabilidad el clero, los padres, los educadores, pero, sobre todo, los jóvenes, cada vez más numerosos y generosos, que tengan la gracia y la fuerza de escuchar y seguir la voz de Jesús que todavía hoy, y hoy más que nunca, en el secreto de las conciencias, dirige su invitación: “Venid tras de mí y os haré pescadores de hombres” (Mc 1,17).

            Con el deseo de que la próxima Jornada tenga una gran resonancia en medio del pueblo cristiano, Nosotros invocamos de corazón las gracias más altas sobre los que quieran unirse con Nosotros en esta súplica común y con el deseo de las recompensas celestiales impartimos de corazón la Bendición Apostólica.

PAULUS PP. VI