Carta a un joven que no sabe que es llamado (por Amadeo Cencini)