AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA

San José Manyanet y Vives, Apóstol de la Sagrada Familia y de la Familia, nació en Tremp (España) el 7 de enero de 1833. Recibió la ordenación sacerdotal en la Seu d'Urgell el 9 de abril de 1859. Tras doce años de trabajo en la diócesis, al servicio del obispo José Caixal, en calidad de familiar, mayordomo, bibliotecario y vicesecretario del Palacio episcopal, fundó los Hijos e Hijas de la Sagrada Familia para honrar a la Sagrada Familia de Nazaret y procurar la formación cristiana de las familias principalmente mediante la educación de la niñez y juventud y el ministerio sacerdotal. En 1864, fundó los Hijos de la Sagrada Familia, y en 1874, las Hijas de la Sagrada Familia – hoy Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret – que dieron principio a su labor abriendo escuelas, colegios y talleres y otros centros de apostolado en varias poblaciones de España. En la obra femenina fue ayudado por Mª Encarnación Colomina, quien supo transmitir a sus hijas, fielmente, el carisma de San José Manyanet por lo cual es considerada Cofundadora de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret.

Su afán por difundir la devoción a la Sagrada Familia y promover su culto lo llevó a ser un escritor fecundo.  Entre sus obras destacan “La escuela de Nazaret” y “El espíritu de la Sagrada Familia”. Fundó también la revista “La Sagrada Familia”.

Desempeñó un papel preponderante en la construcción del templo de la Sagrada Familia (Barcelona) del cual fue inspirador; el mismo Gaudí reconoció que “a él le debo la más grande obra, la Sagrada Familia” y lo llama “consejero, sostén, ayuda e inspiración” del Templo.  Por insistencia suya el Templo lleva anexada desde el principio una obra social.

Con oración y trabajo constantes, con el ejemplo de todas las virtudes, con amorosa dedicación e infatigable solicitud por las almas, guió e impulsó a lo largo de casi cuarenta años la expansión de los Institutos, hoy extendidos en varios países de Europa, las dos Américas y África y Australia.

Las obras de San José Manyanet crecieron entre muchas dificultades: ni le faltaron varias enfermedades corporales ni adversidades, internas y externas,  a sus Institutos. Pero su constancia y fortaleza, nutridas con una profunda adhesión y obediencia a la voluntad de Dios, superaron toda clase de impedimentos.

El 17 de diciembre de 1901, en el colegio “Jesús, María y José”, (Barcelona)  rodeado de niños y con la misma sencillez de toda su existencia, entregó su alma a Dios.              

La fama de santidad que le distinguió en vida, se extendió por muchas partes. Por ello, introducida la Causa de Beatificación en 1956, proclamada la heroicidad de sus virtudes en 1982 y reconocida como milagrosa una curación extraordinaria atribuida a su intercesión, Juan Pablo II lo declaró Beato en 1984. Después de otro milagro, el mismo Papa lo proclamó santo el 16 de mayo de 2004.

Misioneras Nazaret1

¿Misión de Nazaret? La educación integral de la inteligencia y el corazón

 MI TESTIMONIO

Me llamo Mercè. Soy Misionera de Nazaret (es el nombre “corto”, porque Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret es más complicado de recordar). Llevo 20 años en la congregación y he vivido en Barcelona, Tenerife y tengo la suerte de conocer nuestras comunidades de Camerún (África) y de Venezuela y Colombia. Hoy estoy en uno de nuestros colegios en Madrid. El colegio Nazaret, en el barrio de San Blas. Vivo con cuatro hermanas en comunidad.

Soy ex alumna de uno de nuestros colegios Nazaret. Durante mi infancia en  Nazaret fui muy feliz. Por eso cuando sentí la llamada de un seguimiento más radical a Jesús, no dudé en que mi sitio era en Nazaret, como misionera. Esa felicidad sigue presente

Mi vida y mi vocación es la enseñanza. Le doy gracias Dios cada mañana por el regalo de poder acompañar, y enseñar a cada niño y joven en una de las etapas más importantes de su vida. Las clases, los pasillos, el recreo, las actividades… todo es una oportunidad para poderles dar a conocer ese Jesús humano, compasivo, comprometido y cercano. Por eso la historia, el arte, la coral, la formación de la mañana (un espacio diario de reflexión con el que empezamos cada día), el montañismo, y todo momento de aprendizaje es un compartir vida y son una plataforma para la evangelización. 

No puedo negar que me apasiona. Nuestra congregación apuesta por todas aquellas metodologías que ayuden a sacar lo mejor de cada alumno, y cuidamos de manera especial la formación del corazón, desde la reflexión del Evangelio, hasta la reflexión ética de lo que va pasando en el mundo y en nuestras vidas. Porque solo podemos ser felices si conseguimos ser quienes estamos llamados a ser. Y somos para los demás. No nos puede faltar el compromiso por el prójimo.  Por eso cuidamos mucho en el colegio el ambiente de familia;  al estilo de Nazaret; amor al trabajo bien hecho, desde la sencillez y la alegría. Que no falten las sonrisas y el buen humor.

Abiertas al mundo, hoy aquí y mañana donde el Espíritu nos lleve. Agradecida por tantas vidas que he tenido la suerte de conocer y acompañar. Sí gracias al buen Dios, son muchos los rostros y los nombres que embellecen mi vida.

Que la Sagrada Familia nos bendiga y nos acompañe. 

Una religiosa de Madrid

 

Misioneras Nazaret2                                      Misioneras Nazaret3

«Dios y Padre nuestro, que has otorgado a San José Manyanet la gracia de encarnar las virtudes de la familia humana de tu Hijo, y, con la fuerza del Espíritu Santo le has consagrado para vivir y anunciar con la palabra y el testimonio el Evangelio de la familia proclamado desde Nazaret, concédenos, por su intercesión, la gracia de vivirlo en nuestros hogares/comunidades. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén». 

La actualización del Carisma

¿ACTUALIZACIÓN? NO NOS HIZO FALTA…

El carisma de san José Manyanet hunde sus raíces en el Misterio de la Trinidad divina que él ve reflejada en la Sagrada Familia a la cual llama frecuentemente “Trinidad de la Tierra”. El Misterio Trinitario se convierte en nuestro ideal de vida al tiempo que reconocemos en él nuestro origen. En un mundo, el de san José Manyanet y el nuestro, que necesita con urgencia ejemplos de donación, comunión y fidelidad es una Gracia haber sido encaminados a la vida escondida del Dios escondido que se hace uno de nosotros. La síntesis del carisma recibido será “seguir y anunciar a Cristo en el Misterio de Nazaret” (Const. 3). El carisma que san José Manyanet recibe y nos transmite nos sitúa en la intimidad de Dios, nos sitúa en su hogar.

Para san José Manyanet, Nazaret es el compendio del Reino tal como debe vivirse aquí en la tierra. Por eso recibe con gratitud el carisma y lo entrega con diligencia, puesto que todo carisma es un don del Espíritu Santo en bien de la edificación del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Un carisma es, siempre, la bendición de Dios sobre una persona para que la comunión trinitaria sea una realidad eclesial y humana. Con san José Manyanet descubrimos un Dios que salva en familia y desde la familia. El modelo de Nazaret se convierte así en lema, compendio y síntesis del existir de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia. Algunas Congregaciones han tenido, quizá, que actualizar y hacer una nueva lectura de su carisma. Nuestro carisma es hoy de plena actualidad, plena vigencia y plena urgencia. Todo carisma urge a una misión, y hoy la familia es “país de misión”. Nuestra misión ha encontrado una plataforma excelente en los colegios, espacios que pretenden ser el hogar en que los niños, como Jesús, crecen. Necesitamos niños y jóvenes fascinados por el evangelio y para ello necesitamos personas desarrolladas en todas sus capacidades. Los colegios de Nazaret viven abiertos al cambio integrando nuevas tecnologías, nuevas concepciones de pedagogía y nuevos estilos siempre al servicio de la formación de familias cristianas. En los colegios educamos “la cultura del corazón y  la inteligencia” haciendo al niño el sujeto activo de su propia educación. Nuestra acción tiene un estilo: Nazaret. Y Nazaret es hogar, escuela, taller y templo en el que Dios – y los niños- crecen, aprenden, practican y oran. 

Con San José Manyanet, las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia queremos ser Hijas, testigos y apóstoles del Dios que quiso ser familia.  

Nos podrás encontrar:

MISIONERAS HIJAS DE LA SAGRADA FAMILIA DE NAZARET

COLEGIO NAZARET

Castillo de Uclés,24  28037 Madrid
Tel. 00 34 91 304 93 68
www.nazaret.org
Contacto: Mercé Casamor / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.