AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA

No es posible conocer en profundidad ningún proyecto, ninguna organización, ninguna Orden Religiosa y mucho menos ningún carisma sin preguntarse por la persona y el contexto a través de los cuales se puso en marcha. Pues bien, en el caso de la Compañía de María esa persona es Juana de Lestonnac (Burdeos, 1556-1640) y el contexto, por paradójico que suene (no para el Evangelio), un fracaso.

Desde su juventud, vivida en medio de una gran tensión familiar por cuestiones de religión (su madre era calvinista y su padre católico), había experimentado en su espíritu la llamada a servir a Dios en la vida religiosa. Sin embargo esta atracción no pudo verla satisfecha hasta bien entrados los cuarenta años, momento en el que, ya viuda, ingresó en el Monasterio cisterciense de las Feullantinas de Toulouse. Y cuando por fin creía colmada su inquietud respondiendo a lo que Dios parecía indicarle, las austeridades de la vida monástica que con tanto ánimo había abrazado la hacen enfermar, haciendo imposible su permanencia en el Monasterio.

Pero será en esta situación de fracaso, de confusión, de grave desorientación y debilidad cuando Dios hará realidad su promesa, en una oración angustiada, pero tremendamente confiada, Dios rescatará su vida del sinsentido haciéndole ver que servirle a Él pasa necesariamente por servir a una multitud de personas que están a punto de arruinar su vida. En concreto, experimenta que el querer de Dios para ella pasa por el servicio educativo a las jóvenes que en aquella época no disfrutaban de las mismas posibilidades formativas que los varones, convencida además de que era necesario "salvar a la mujer por la mujer misma".

Con esta experiencia fundante, regresa a su Burdeos natal donde habrá de asumir de nuevo el desconcierto de sus hijos y de la alta sociedad bordelesa, de la que ella formaba parte. Vivirá un tiempo de confrontación y discernimiento hasta que en 1607 dará forma a lo que desde entonces será la Orden de la Compañía de María Nuestra Señora, la primera Orden femenina apostólica.

En su legado educativo integrará lo más auténtico de una trayectoria vital vivida con intensidad: la herencia humanista del hermano de su madre, Miguel de Montaigne, la aportación del calvinismo a la educación de la mujer, su fecunda experiencia de esposa, madre de cinco hijos y viuda al frente al frente de su familia y la espiritualidad ignaciana en la que tanta sintonía encontró: "La Compañía de Jesús es para la Compañía de María como un torrente en cuyas aguas Juana de Lestonnac ve reflejada la imagen de su propia experiencia" 

Compaia de maria4

Vivimos un tiempo intenso y esperanzado,

un tiempo que se anuncia cargado de preguntas y búsquedas,

de escuchas y silencios,

de compartir, recibir y aportar,

de creer y confiar. 

Un tiempo de orar y alimentar el sentido.

Una voz, desde dentro y desde la vida, nos habla e invita… 

¡Estás aquí! Es hoy y es ahora, como siempre.

Limpia tus ojos y abre una mirada nueva

que, asombrada, revise hacia dentro y hacia fuera

recreando el deseo de hacer más y para todos.

Sujétate en las manos

que contienen, en cuenco,

el estar y el ser de los que van contigo,

compartiendo, trabajo y vida, gozos y pesares,

ilusión y esperanza.

Sé chispa en la luz hecha de historia continuada

que nos narra el ayer, mirando siempre al mañana.

Haz que en tu huella brille la impronta de Juana,

la Misión sustentada en tus hechos y palabras.

Porque estás aquí, y es hoy y es ahora: ¡

¡Alégrate!

¡Y que cada amanecer acune tu fe reestrenada!

MI TESTIMONIO

Soy monja, ¿y qué? Pero soy una persona que busca,camina, ama… Soy una mujer integrada en una orden religiosa, la Compañía de Maria, en una comunidad, en Vallecas. ¿Qué por qué? Porque en un momento de mi vida senti la necesidad de cambiar el mundo y el modo y la persona que me convenció fue Jesús de Nazaret, lo tocó y trastocó todo en mi vida, me acercaba a los otros, me invitaba a estar con los más pobres...Tuve la suerte de estar cerca de religiosas de la Compañía, me convenció su forma de vida; la de Juana de Lesonnac que optó por educar a la mujer y a la juventud como posibilidad de transformar el mundo y hacerllo más humano, más evangélico, más de Dios.

En mi vida religiosa hay una constante, la llamda a estar con los que lo tienen menos, los “pequeños”.Esto me posibilita encontrarme con gente que me enseña que la vida es otra cosa. Estar en distintos lugares de exclusión, hoy, en Vallecas, participando en la Asociación Barró, es una posibilidad que me permite compartir con otros y otras, lo que soy y tengo, recibir de los otros lo que son. Juntos vamos generando futuro. Creo en Jesús de Nazaret que nos pone en pie a todos para que podamos tendernos la mano, ayudarnos a caminar y a mantenerla esperanza.

La Compañía es mi familia. Vivo y camino con otras mujeres que buscamos que Jesús y su proyecto lleguen a los que más lo necesitan. Me refiero a educar para que cada persona pueda, en igualdad, pueda ser ella misma, elegir su camino…En este mundo plural, la vida religiosa es mi opción. Una alternativa valida para seguir a Jesús de Nazaret en una comunidad, con sus luces y sus sombras. ¡Nos toca ser testigos de la esperanza y de la alegria!

Blanca González Mitre,odn

Compaia de maria

Su Proyecto se hace realidad en la ciudad de Burdeos en 1607. El ideario educativo de trabajar por la formación integral de la mujer, considerado “útil al pueblo” por la población bordelesa y su ayuntamiento, logra que la escuela se llene de niñas. La insistencia de la Fundadora en que la educación de la juventud “se haga cada vez mejor” fue y es una llamada para la Compañía de María.

Resultado de la renovación promovida por el Concilio Vaticano II, la misión se formula como una “misión de evangelización como educadoras al servicio de la fe que fructifica en obras de justicia”; una misión de evangelización que “como la de Jesús, debe dirigirse a todos desde la perspectiva de los pobres”; una misión que tiene “la juventud como campo preferencial” que “ha de vivirse en la integración fe-cultura” y que en “María encuentra la presencia inspiradora” y compañera de camino.

Nos podrás encontrar:

COMPAÑÍA DE MARÍA

Islas Cíes, 61-3º Q

Tel 91 730 76 81 /  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Avda. Pablo Neruda, 69-12º C 

Tel 91 778 43 03 / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Villaamil, 10 4º B

Tel  91 311 16 63 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.