AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA


María Camino Sanz Orrio, nació, creció, se formó y trabajó en Pamplona, Navarra, hasta que sintió una llamada con la frase: “Qué gran ayuda sería para los misioneros y cuánto adelantaría la Iglesia en misiones si hubiese personas que pudiesen hacer allí lo que las de Acción Católica hacéis aquí”. Era el año 1940; un jesuita le invitaba a trabajar en Japón en la labor evangelizadora después de conocer su labor. Ella explicaba que su confianza en Dios le dio también apertura para dejarse llevar, discernir y obedecer la voluntad del Señor: “Si el Señor lo quiere, lo hará”. Y así el instituto de las Misioneras de Cristo Jesús comenzó el 14 de marzo  de 1944 en Javier con las tres primeras mujeres. María Camino se preparó con otras mujeres para vivir el seguimiento a Jesús como religiosa y misionera. Primeros votos, más un cuarto de ir a misiones, en 1948 antes de salir para la India con otras cuatro hermanas, ya que otro padre necesitaba su ayuda. Junto con dos hermanas, respondieron a las necesidades de la Iglesia y a la realidad de la zona, desde Shillong a Tura en los primeros años. Su deseo de ir donde fuera necesario, le mantuvo en india hasta 1969.  

Sus cartas reflejan la alegría de servir Cristo; esto la mantenía firme en medio de tantas dificultades y retos, y animaban a las hermanas en formación a prepararse para ir a misiones, “dar a conocer a Jesucristo” y “responder a las necesidades de la Iglesia y de los más necesitados como EL lo haría”, “el ejemplo de Francisco Javier y su espíritu emprendedor aumentarán en nosotras el deseo de llevar el mensaje de Cristo a los pueblos más alejados y necesitados”.

Ella fue clave en la renovación de las constituciones y el instituto en 1969 después del CV II, donde se reforzó el espíritu misionero desde la experiencia vivida en los diferentes países donde estaban presentes: “vemos que la Iglesia quiere estos nuevos modos para los nuevos tiempos”. El instituto continuó creciendo y expandiéndose y María Camino visitó las diferentes regiones en los tres continentes, siendo miembro permanente del equipo general.

Se fue con Dios el 6 de junio de 1991, en Pamplona y fue enterrada en Javier, siempre referencia  de disponibilidad misionera: "Creéis que fundé porque no había nada que hacer en España? Había y mucho, pero había quien lo hiciera".

Misioneras de cristo jesus

MI TESTIMONIO

Muchas veces me han preguntado ¿por qué eso de marcharte a Japón? ¿Qué es lo que “te tira” de Japón?  Una vez más miro ahora a mi interior, y me atrevo a contestar que la causa principal que me sigue HOY empujando, a responder al RETO diario,  es la LLAMADA siempre VIVA y PUJANTE de Dios. Esta LLAMADA me ha guiado y protegido en mis tiempos de lucha, y sigue ahora en mí, a pesar de mis debilidades, afianzándome y guiándome por los senderos de Dios.

Le dije que “sí” a Dios, “anochecido ya el día” cuando me llamó, no sé de qué manera, gustando de los calores del verano, en mis primeros años de la juventud. Algo dentro de mí me dio a conocer, que la Misión a la que me invitaba era Japón, ese país que parece tenerlo todo y por tanto, no precisa de nadie externo. Sin embargo, sin meterme en polémica con Dios, desde aquel momento, algo muy profundo cambió dentro de mí, y empecé a “enamorarme” con locura de ese pueblo lejano, del que tan poco conocía.

Hoy, después de 40 años, en comunión con esa cultura y tierra oriental, ya no se bien a qué mundo pertenezco. Penetrando en su silencio, he venido a conocer mucha gente; codo a codo, gustando de sus vidas ordinarias, he percibido que no es –como decía Pablo- ni el hambre, ni la pena, ni la angustia, ni la tribulación, lo que nos puede separar del amor de Cristo, una vez que hemos creído en Él. El camino que el misionero se encuentra en Japón, es el de ir simplemente respondiendo al seguimiento que nos ofreció Jesús. Japón es como tierra seca, agostada, sin agua, que espera sin saberlo, y nosotros hemos de ser para ellos el mensaje de ESPERANZA que la Buena Nueva nos anuncia, y puede cambiar el sentido de sus vidas.

En Japón, no se encontrarán grandes éxitos pastorales, sino más bien caminos arduos o de fracaso que evoquen el camino de Jesús. El discípulo, sigue a su Maestro, y el Maestro recuerda una y otra vez a sus discípulos, que han de buscar los últimos puestos, para entrar en el Reino. Ese Jesús Resucitado camina con nosotros, y sabemos que es Él, el único que puede hacer florecer aquello, que se plantó en el yermo.

 Beatriz Cavestany (Misionera de Cristo Jesús) 

Misioneras de cristo jesus2

ORACION:

Señor Jesús,

Tú nos has llamado a comunicar

el amor de Dios Padre a todos.

Fiándonos de tu Palabra,

hemos salido hacia lo inseguro y desconocido,

a plantar nuestra tienda entre los hombres.

 

Nuestro corazón ha aprendido a latir con otras melodías y otros ritmos.

Nuestros pies han hecho camino al andar por otras tierras.

Nuestras manos, al estrechar otras manos, se han abierto al compartir.

Nuestra voz ha proclamado tu Nombre: otros hijos del Padre te alaban,

nuevos hermanos parten tu Pan.

 

Te damos gracias Señor, porque siempre has estado con nosotras

y tu fidelidad ha hecho posible nuestra fidelidad.

Pero no olvidamos, Señor que el tesoro que nos confías

lo llevamos en vasijas de barro.

Por eso te pedimos:

Prolonga tu misericordia y completa la obra que comenzaste,

Hasta que podamos, con toda raza, pueblo y nación

 

Preguntas  para  la  reflexión:

¿Cómo ha crecido/evolucionado nuestro carisma dentro de la misión de la Iglesia?

Actualmente, ¿cómo lo concretamos? ¿cómo estamos viviendo los principales aspectos de nuestra espiritualidad en los diferentes contextos culturales, sociales, religiosos, económicos, etc.?

 

Nuestra congregación está presente en la India, RD Congo, Venezuela, Japón, Bolivia, Chile, República Dominicana, África, Filipinas y España entre otros.

MISIONERAS DE CRISTO JESÚS

Peñuelas, 18 – 5º A, 4   28005 Madrid
Tel. 00 34 91 517 41 78 / Fax 00 34 91 517 87 55
www.misionerasdecristojesus.org
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.