AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA


Nuestra Congregación nació, por impulso del Espíritu Santo, el 2 de febrero de 1877 en Madrid. Nuestra Fundadora, la Venerable Madre Isabel Larrañaga Ramírez, fue una mujer inquieta y universal que, en medio de las turbulencias del s.XIX, quiso ser respuesta evangélica a las necesidades de su tiempo. Pero… vayamos por pasos. Isabel nace en Manila (Filipinas) el 19 de noviembre de 1836. Hija de un militar español y una dama limeña, fue la décima de sus hijos.

Poco pudo disfrutar de su padre, pues éste muere cuando ella tiene sólo dos años, pero su madre, de fuertes valores y convicciones, es consciente de que lo mejor que podía ofrecer a sus hijos es una sólida formación a todos los niveles. Tendrá todas las opciones educativas al alcance de la alta sociedad de la época: idiomas, dibujo, pintura, cultura general, labores, música, piano… aprovecha todas las oportunidades  y serán instrumentos para su manutención, así como para su apostolado.

A los 19 años por el agravamiento de un padecimiento cardiaco y la necesidad de estar cerca del único hermano que le queda, se desplazan a Lima. Estos años serán de capital importancia en su búsqueda de la voluntad de Dios, en su crecimiento en la fe y en su discernimiento. Comenzará tareas que darán forma práctica a su compromiso cristiano (catequesis, atención a los enfermos en los hospitales donde los prepara para recibir los sacramentos, acción educativa en un colegio de religiosas…) y también a su encuentro personal con Jesucristo (vivencia de la Eucaristía, dirección espiritual, Ejercicios Espirituales, profunda vida de piedad y sacrificio…). Su madre no acepta su vocación y usará todos los medios a su alcance para disuadirla: posibles buenos partidos, viajes, fiestas de sociedad… Nada. Espera el tiempo de Dios y el suyo y, tras una calumnia que la distancia temporalmente de su madre y le ayuda a afianzarse en esa elección de Dios, iniciará la acariciada obra.

Todo nace en torno al Corazón de Cristo, primero para acompañar a las señoras en Ejercicios Espirituales y después, atenta a los signos de los tiempos, optará por la formación de las jóvenes de las clases populares y niños pequeños de ambos sexos, primero en zonas rurales y marginales de Madrid, Toledo, después Cuba.

Presentes en ocho país, ser corazonista hoy sigue siendo un reto, una opción por amar gratuitamente a quienes más nos necesitan y… ¡siempre merece la pena!

Hermanas de la Caridad del sagrado corazon de jesus    "¡Qué bueno es Dios, que desde la eternidad pensó en mí!  "

(M. Isabel Larrañaga)

MI TESTIMONIO

Me llamo Paloma y soy corazonista, parte de esta familia desde los 5 años, cuando mis padres eligieron un colegio de las hermanas para comenzar mis estudios. Allí iba a dar los primeros pasos en el saber y en la fe, agarrada con cariño y fuertemente con las dos manos: mi familia y el colegio.       Fui recorriendo ese camino de fe y oración no sólo en las clases o la oración de la mañana, las celebraciones eclesiales y congregacionales, sino participando al mismo tiempo en diferentes movimientos. Sin duda ninguna, el que marcó más mi vida y mi opción vocacional fue Montañeros de Santa María, porque ese “buscar a Dios en la montaña y encontrarlo en la altura”, suscitó y posteriormente dio respuesta también a muchos de mis interrogantes.

                Dios tuvo que “perseguirme” durante algún tiempo porque… ¡quería hacer otras cosas y vivir nuevas experiencias! (o al menos eso pensaba yo, que me hice mi primer planteamiento serio al terminar el colegio). Todavía faltaba decisión, disponibilidad, madurez… El sentirme amada inmensamente en mi limitación me hizo romper miedos y reticencias y darme cuenta desde el corazón, que a su Amor sólo podía responder amando. Había muchas cosas y personas en mi vida, mucha acción y mucho que hacer pero… estaba yendo con la bandera a media asta porque no quería afrontar esa llamada que me quemaba por dentro y temía sobre todo defraudarle. Cuando terminé mis estudios superiores fue el momento de dar el primer SÍ, el que ha ido abriendo paso a otros pequeños y grandes, que han marcado la vida diaria y los hitos de mi consagración.

                Tras la formación inicial, vivir de la Palabra, ir conociendo y amando mi carisma cada día más me llevó a hacerlo vida en tierras peruanas, dejándome evangelizar por los pobres, aprendiendo a caminar con las comunidades eclesiales de base, adentrándome en la formación integral con los chicos de Fe y Alegría, reconstruyendo tras los destrozos de los sismos, compartiendo compromisos con otras muchas congregaciones… más y más corazonista.

                Hoy, en mi Madrid, intento ser presencia del amor del corazón de Cristo en mi entorno: en el cole, abriendo caminos de misión compartida, con mi familia y el poder acompañarnos, con mis hermanas en formación inicial y en el buscar respuestas nuevas a retos que estrenamos… Él da sentido a mi VIDA.

Paloma Fdez-Zarza P., hccj

Hermanas de la Caridad del sagrado corazon de jesus3 "Nuestra vocación es para hacer vida en cualquier parte del mundo donde se espere mayor servicio de Dios y ayuda de las almas" 

(M. Isabel Larrañaga)

CARISMA CORAZONISTA HOY

El carisma espiritual está claro desde sus inicios: busca la configuración con Cristo desde la vivencia de ese aspecto particular del misterio de Cristo que es la Caridad. Hoy, seguimos buscando hacer vida ese fundamento, siendo presencia del Amor de Cristo entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Nuestra Fundadora va clarificando el carisma apostólico en el proceso, para dar respuestas a los retos nacientes: primero, acompañando a las mujeres que deseaban hacer unos días de retiro, buscando que ese encuentro personal con Jesucristo pudiese traducirse en una formación integral, un compromiso cristiano en sus familias y su entorno. Posteriormente, va percibiendo que es necesario actuar antes y, con su lema, “Prevenir y amar”, optará por la educación de los más pequeños que quedaban excluidos de toda posibilidad, y de la mujer de las clases populares sin acceso a una preparación.

La Corazonistas del Siglo XXI continuamos viviendo esa apertura para leer los signos de los tiempos y encontrar respuestas de vida que podamos compartir con nuestros hermanos, siendo siempre portadoras de esperanza. Así, nuestra misión se abre en abanico según las necesidades del pueblo en el que nos hacemos presentes:  centros de educación formal (Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato… según los distintos países), desde donde poder contribuir a la formación integral de niños y adolescentes, abiertos a Jesucristo y a construir una sociedad nueva desde el Evangelio;  residencias universitarias e internados, donde acompañamos a jóvenes que se preparan para su futuro profesional;  centros residenciales de acogida, donde compartimos la vida y la acción educativa con los niños más vulnerables; casas de espiritualidad, dispuestas a servir a quien busca un encuentro personal con Cristo y consigo mismo; postas médicas, donde curar el cuerpo y acompañar al enfermo y a su familia en el proceso de limitación que vive; acción pastoral a todos los niveles  y acompañamiento a grupos y movimientos, insertas en la Iglesia local.

Hacemos vida nuestro carisma hoy en Europa (Portugal y España), América (Puerto Rico, Venezuela, Chile y Perú) y África (Angola y Mozambique) pues, como dijo Madre Isabel: “Nuestro carisma es para hacer vida donde se espere mayor servicio de Dios y bien de las almas”

Nos podrás encontrar:

CURIA GENERAL

c/ Jorge Juan 165 28028 Madrid

Tel. 91 726 21 93 / 91 355 90 55

www.hermanascorazonistas.net

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.